lunes, 15 de septiembre de 2008

DESCRIPCIÓN DE LA EMPRESA

Fundidora Monterrey(1900)


La Fundidora de Fierro y Aceros Monterrey es una empresa que se creó a inicio del siglo XX, el 5 de mayo de 1900 en Nuevo León, con un capital de diez millones de pesos. De este capital, más de setenta accionistas suscribieron cien mil acciones de cien pesos cada una. Bajo la dirección de la empresa se encontraba a cargo Vicente Ferrara. Básicamente, la fundidora se dedicaba a la adquisición y explotación de minas de fierro y carbón, material que se utilizaba para la elaboración de diversos objetos.

Al iniciarse su operación, FUMOSA (Fundidora Monterrey SA), tenía un terreno de 226 hectáreas, terreno que fue adquirido con el fin de realizar construcciones futuras a medida que crecía la empresa. Asimismo, se inició con sólo 1500 obreros, cantidad que fue aumentando hasta llegar a un total de quince mil obreros, con una edad promedio de 43 años, en el momento en el que la empresa fue declarada en quiebra.

En el primer año de operaciones, la empresa obtuvo importantes utilidades y producía 100 000 toneladas anuales, las cuales fueron aumentando año a año llegando a un máximo de 7,8 millones de toneladas. Sin embargo, como toda empresa que se ve influenciada por los cambios del entorno externo, FUMOSA tuvo problemas económicos desde 1904 hasta 1917, ello fue producto de la crisis mundial, la inundación que afectó a la región en 1909 y el comienzo de la Revolución Mexicana.


Asimismo, uno de los problemas más graves por los que pasó la empresa se inició en el año 1975 tras la construcción de una Planta Peletizadora, la cual dio origen a un problema ambiental. Dicho problema consistía en la contaminación que se generaba por el polvo que despedía la Peletizadora. El polvo afectaba considerablemente a los pobladores de la zona: sus casas, automóviles, plantaciones, entre otros. Como consecuencia, se crearon manifestaciones por parte de los pobladores, de los cuales la mayoría eran obreros de la Fundidora. Como respuesta, FUMOSA realizó dos propuestas, de las cuales ninguna se llevo a cabo. La primera propuesta consistía en la construcción de una tolva para proteger a la población del óxido de hierro y la segunda propuesta consistía en realizar el proceso en otra planta ubicada en Durango. Cabe mencionar que ello no tuvo una influencia directa para que la empresa cierre, puesto que los pobladores sólo pedían una solución y no el cierre de FUMOSA, pues eran concientes de que su actividad en la región generaba trabajo a más de personas 11 mil personas directamente y muchas personas más, indirectamente. Ello se debe a que de la empresa dependían comerciantes, talleres y proveedores.

Una vez estable, la empresa continuó con sus actividades; sin embargo, nunca logró alcanzar sus proyecciones en producción y ventas, y se continuaron presentaron obstáculos económicos. Entre ellos: problemas financieros debido a la falta de capacidad de ahorro para las operaciones internas y la devaluación de la moneda en el año 1976, luego de que México atravesara por un período de 24 años de estabilidad en el tipo de cambio. De esta manera, en 1979, se consolida el proceso de integración con SIDERMEX, pasando a ser una empresa nacionalizada al igual que Altos hornos México S.A. y Siderúrgica Lázaro Cárdenas Las truchas.

A pesar de haberse nacionalizado, el gobierno no tuvo la capacidad de lidiar con los problemas que se presentaban en la empresa, entre ellos problemas en la estructura organizacional; desarrollo tecnológico, puesto que la planta con el pasar del tiempo dejaba de ser moderna y quedaba obsoleta; y otro de los problemas más importantes por los que atravesó la empresa fue el levantamiento de los grupos sindicalistas de la industria minera y metalúrgica. Estos Sindicatos reclamaban mayores prestaciones y aumentos que no se justificaban con sus labores, puesto que a cambio no se recibía mayor esfuerzo, responsabilidad y compromiso por parte de los trabajadores. Ello influyó en el deceso de la empresa, ya que disminuyeron la productividad de la empresa y a la vez perjudicó a los mismos trabajadores, dado que por sus acciones la empresa no pudo continuar operando y quedaron desempleados.

Finalmente, sin poder hacer más, el 10 de mayo de 1986, la Fundidora Monterrey es declarada en quiebra, argumentando tener problemas financieros y de productividad. Miles de personas quedaron desempleadas y comenzaron a realizar más y más protestas. ¿Cuál fue la reacción del Estado? Definitivamente no fue apoyarlos, por el contrario se creó una "lista negra", la cual incluía los nombres de todos los trabajadores que se unieron a las protestas y los catalogaron de "personas agresivas". Gracias a esta acción que tomó el Estado, todas quellas personas que se encontraban en esa lista no podían conseguir trabajo en otras empresas porque ya no los querían contratar. Fue tan grande la tragedia, que muchos se suicidaron y otros migraron a Estados Unidos en busca de una nueva oportunidad laboral.
Este caso causó un gran revuelto en México, fue un acontecimiento inolvidable que hasta quedó plasmado en la letra de una canción. De esta manera, para tener mayor conocimiento de ello puede observar el video que se encuentra en la página "you tube" con el testimonio de uno de los trabajadores y un recuento de los hechos acontecidos.http://www.youtube.com/watch?v=WizGFhrWVes

En la actualidad, el terreno que alguna vez perteneció a la primera empresa como el primer alto horno instalado en Latino América, es ahora un parque recreativo llamado “Parque Fundidora”, donde actualmente se encuentra el Museo del Acero en memoria a la Fundidora Monterrey S.A.

El presente Blog explica con más detalle la causas y consecuecias del cierre de la famosa Fundidora Monterrey.



1 comentario:

Anónimo dijo...

Me gustaría que abundaran sobre los impactos en el ambiente y la salud de la población con las emisiones arrojadas por esta empresa.
Viví en Monterrey en la década de los 80's y era espantoso observar la contaminación en esa zona.